Saltar al contenido

Guía #2: ¿Cómo saber si mi curso online es rentable?

[vc_row][vc_column width=”1/6″][/vc_column][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]En 2015, Dorie Clark acababa de publicar su segundo libro, Stand Out. El libro fue un gran éxito y se convirtió en uno de los mejores libros de liderazgo del año.

Pero Dorie siempre había querido crear un curso online. Sabía que le ayudaría a aumentar su impacto, llegar a más personas y obtener más ingresos.

Lo razonable fue crear un curso online que profundizara en los conceptos que tocaba en su libro. Sin embargo, Dorie había experimentado un fracaso con un tema de libro anterior porque había hecho suposiciones sobre lo que la gente quería. No quería cometer el mismo error con su curso online.

Ella pensó que ya había emprendedores con cursos online exitosos, probablemente dedujo que hay docenas de personas en este rubro que tuvieron un gran tema y comenzaron a crear un curso y por ello, Dorie se detuvo. No estaba segura si su curso generaría ingresos. El miedo al fracaso lo detuvo.

Y eso es un miedo válido porque también hay docenas de personas que han creado cursos online sólo para encontrar que nadie quería pagar por ellos. En lugar de dejar que el miedo la detenga, Dorie decidió validar su idea y pre-venderla.

Esto hace tres cosas:

  1. Le muestra si realmente hay alguna demanda para su curso.
  2. Puedes venderlo sin antes hacer todo el curso, permitiéndote tener pruebas de que puedes generar ingresos.
  3. Crea una lista de personas que probablemente compren cuando inicies.

1. Validar la rentabilidad preguntando

Una forma sencilla de validar un curso es haciendo encuestas a su audiencia existente. Hay muchas plataformas de encuestas online en lo cual puedes crear una encuesta realmente atractiva. En la encuesta, pídele a tu audiencia que te diga qué temas les interesan. Y si tienes un tema en mente, pregúntales si es un curso que comprarían.

En diciembre de 2015, Dorie envió un correo electrónico a su lista de seguidores. La encuesta comenzó con una pregunta crítica: “¿Cuál es tu mayor desafío profesional en este momento?”

Una pregunta como esa permite a los encuestados responder de la manera que les gustaría, imparcial por su línea de preguntas posterior.

Luego hizo algunas preguntas demográficas básicas (edad, género, etc.) y les pidió que temas eran atractivos para ellos. Resultó que “convertirse en un reconocido experto en cualquier industria” era la respuesta más popular de mucha de su audiencia.

2. Usar las redes sociales como investigación de mercado

Suena muy técnico pero es sencillo aplicarlo y obtener mucha información incluso sobre tus competidores. Primero tienes que ubicar a tus competidores, haz una búsqueda en los Fan Page de éstos, de manera muy sencilla dirigiéndote al portal de la compañía que te interesa investigar.

Una vez ingresado vas a poder ver las oportunidades, los comentarios de los clientes e incluso agregarte algunos números de teléfono (Whatsapp) o correos electrónicos para enviarle información de lo que planeas hacer. Es importante también que averigües la interacción  en formatos de descuentos, ofertas, promociones, productos exclusivos para ellos, artículos, información relevante, vídeos, fotos, etc.

Esto puedes aplicar a otras redes sociales como twitter, instagram, linkedin entre otras. Si usted no tiene una gran lista de correo electrónico es una de las mejores opciones.

3. Estudio de mercado en Google Trends

Una de las mejores herramientas para hacer un estudio de mercado para nuestros cursos online. El resultado que ofrece son tan favorables para poder ver la potencia que puede tener un producto/servicio que piensas ofrecer.

Con google trends vas a poder elegir el lugar, linea de tiempo en la que las tendencias suben o bajan. Podrás comparar entre tendencias, es una herramienta espectacular y sobre todo muy fácil de usar.

4. Pre-Venta de su curso online

También puede considerar la posibilidad de pre-vender tu curso. No sólo demuestra que hay demanda, sino que también genera ingresos antes de lanzar. ¡No hay nada como recibir pagos de los clientes para motivarte a crear ese curso!

“La gente votará con su tarjeta de crédito. Si en realidad no ponen dinero, la idea no está validada todavía.” – Michael O’Neal

Aunque Dorie tenía suficientes datos, quería asegurarse de que la gente realmente pagara por su curso. Se puso en contacto con cincuenta personas que habían completado su encuesta y les preguntó si estarían dispuestos a ver una descripción de una página del curso y proporcionar comentarios.

También preguntó si estarían interesados en inscribirse en el curso si costaba $500 y sus razones por qué o por qué no. Quince personas respondieron, y cinco dijeron que sí. Esa es una tasa de aciertos del 33%, más que suficiente para validarla.

Al igual que Dorie, primero debes encontrar una descripción de una página. En CMeducativa no necesitamos que tengas listo tu curso online nosotros nos encargamos de crear rápidamente la página de ventas y cobrar pagos. Incluso ayudarte con la inversión publicitaria para motivarte en tu emprendimiento.

5. Lanzamiento de un curso piloto

Después de su experimento de preventa, Dorie envió otro correo electrónico a su audiencia más amplia. Ella estaba abriendo cuarenta cupos en un curso piloto especial sobre convertirse en una experta reconocida que consistiría en seis seminarios web en vivo durante un período de cinco semanas.

A cambio de compartir comentarios frecuentes sobre el curso (y proporcionar testimonios si lo disfrutaran), los participantes tendrían más acceso personal a ella y a un precio mucho más bajo: $500, en lugar de los $2,000 que costaría el curso cuando se lanzó oficialmente.

Lanzar un curso piloto como este es una manera de poner el mínimo esfuerzo en crear su curso en línea, antes de invertir más tiempo expandiéndolo una vez que ha sido validado. Observe que el curso piloto de Dorie fue una serie de seminarios web en vivo. Ella no había creado el curso todavía.

El propósito de crear un curso piloto es demostrar que las personas están dispuestas a pagar por un curso sobre el tema elegido, y para obtener comentarios y testimonios de sus estudiantes.

A medida que recopile preguntas y comentarios de sus alumnos, puede mejorar su curso refinando su contenido o agregando capacitación y recursos adicionales.

Recuerde, su curso piloto es su curso en línea mínimo viable,por lo que es justo ofrecer a su primer grupo de estudiantes un precio reducido para inscribirse en él, al igual que Dorie lo hizo. A medida que mejore su curso y/o agregue más contenido en función de los comentarios, puede aumentar el precio.

Si estás pensando en saltarte este paso deberías saber que menos de una hora después de enviar ese correo electrónico, Dorie había ganado $22,500.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/6″][/vc_column][/vc_row]